Remedios para aliviar el dolor de garganta y la amigdalitis en solo 4 horas

0
1321

La amigdalitis se basa en la inflamación de las amígdalas, cuando este diagnóstico se presenta se suele padecer de dolor, inflamación y pus en la garganta, malestares en la cabeza y dolor agudo en los oídos. Las razones por las cuales se puede presentar este malestar puede variar de persona en persona, lo importante es conocer exactamente cómo vamos a terminar con la enfermedad y curarnos por completo.

¿Por qué las amígdalas se inflaman?

La causa por la cual las amígdalas se inflaman se debe a una infección, ya sea por intercambio de saliva o por partículas con virus que se encuentren en el ambiente. Otro de los motivos más comunes puede ser la mononucleosis (enfermedad del beso) y el herpes, con estas enfermedades hay más probabilidades de que salga pus en las amígdalas y la infección sea mucho más severa.

Los médicos recomiendan una serie de fármacos antibióticos para detener el cuadro infeccioso, bajar la hinchazón y acabar con las dolencias que presente el cuerpo por la amigdalitis, sin embargo, es mucho más rentable llevar a cabo los siguientes remedios naturales, pues los efectos son más óptimos y eliminan tanto los síntomas por amigdalitis como el resto de las enfermedades que puedas albergar en tu organismo.

Vino blanco con romero

Hierve un vaso de vino blanco con unas cuantas hojas de romero, llegados al punto de ebullición déjalo al fuego por unos cuantos minutos, vierte un poco de miel, retira el remedio del fuego y realiza gárgaras con el líquido. También es aceptable que consumas la medicina como una infusión, solo asegúrate de que esté caliente.

Té de tomillo

Hierve una taza de agua, agrega varias hojas de tomillo y déjalas hervir por 5 minutos aproximadamente, luego cuelas la infusión y la bebes 3 veces al día hasta que la inflamación y los malestares hayan desaparecido.

Remedio con eucalipto

Al igual que con las recetas anteriores, vas a hervir el agua, agregas las hojas de eucalipto, pero en esta ocasión dejas que hiervan por 10 o 15 minutos. Tienes que beber el líquido antes de cada comida para que no sientas molestias al momento de deglutir.

Gárgaras con salvia

Calienta medio litro de agua y agregas la salvia cuando esté a punto de hervir, de manera que al llegar a su punto burbujeante las propiedades de la planta se hayan fusionado con el agua. Cuelas el líquido y lo viertes en un recipiente de vidrio para posteriormente dejarlo enfriar. Las gárgaras se hacen de 3 a 5 veces al día y con el remedio frío.

Limón y miel

Calienta una taza con agua, viertes el jugo de un limón en ella y agregas una cucharada colmada de miel, pues sus propiedades anticépticas harán maravillas en tu garganta. Tienes dos opciones, puedes beberlo como si fuera té o realizar gárgaras.

Todas estas recetas cuentan con componentes curativos muy potentes, pues son antiinflamatorios, antibacterianos y antisépticos. No importa cual de estos remedios lleves a cabo, todos cumplen con las mismas funciones y son fáciles de preparar.

Lleva esta información a tus amigos por tus redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here