En 8 meses viajando embarazada en el metro nadie le cedió su asiento. Él lo hizo y ella sacó esto del bolso

0
13594

Un embarazo, es lo más hermoso que puede vivir una mujer. Sin embargo, esto no quiere decir que no presenten inconvenientes al quedar en cinta. Como sabemos, con el embarazo, las hormonas se salen de control y provocas muchas alteraciones.

Dolor de cabeza, náuseas, calambres, hormigueos, pies hinchados y muchas otras cosas pueden presentarse. Todo esto empeora cuando la futura madre debe viajar hasta 30 minutos diarios para trabajar.

Este era exactamente el caso de Yvonne Lin, quien estaba cargando con su segundo embarazo. En su primera barriga, siempre tenía en su cartera una tarjeta de agradecimiento. Su objetivo era entregársela al primer hombre que le cediera el asiento en el tren, camino al trabajo. Sin embargo, generalmente le cedían su asiento mujeres latinas, de raza blanca y negra. Por eso, nunca llegó a utilizar la tarjeta en su primer embarazo.
Sin embargo, a sus 38 años, volvió a quedar en cinta en un embarazo muy riesgoso debido a su edad. Por eso, pensó que, si ahora le cedían el asiento, sería de más mérito. Entonces, decidió aumentar el valor de su premio para quien lo hiciera. De ahí que decidió ir a una tienda de trofeos y pidió que le fabricaran una estatuilla.

Una estatuilla con un gran mensaje

Dicha estatuilla media aproximadamente 17 cm, seria creada de bronce y tendría una escultura similar a la de hulk. En la placa tenía un mensaje que decía lo siguiente: “Primer chico decente. Al primer hombre que cede su asiento en el tren a una mujer en su segundo embarazo”.
Aunque era un poco pesada, Yvonne dice: “Valió la pena cargarla en mi cartera”. Ella decidió que ahora, más que un agradecimiento, lo haría como un experimento social. Por eso, se vestía de manera que su embarazo fuera todavía más obvio. No obstante, ya había llegado a su octavo mes de embarazo y la estatuilla no se la había ganado nadie.

Entonces, cuando parece que todas sus esperanzas habían desaparecido, apareció Ricky. Ese día, cuando llegó al tren, casi al instante de verla, el hombre le cedió su asiento a Yvonne. “Me miró, parecía sobresaltado y avergonzado” dice Yvonne. “Inmediatamente pegó un salto de su asiento y dijo: ‘Por favor, tome este asiento’” añadió la embarazada.

Muy sorprendida por la reacción de Ricky, ella aceptó la propuesta de inmediato. Entonces, se sentó, buscó en su cartera y le dio la estatuilla al hombre. “Ricky había actuado adorablemente dulce y avergonzado” dijo Yvonne.

Le entrega su premio a Ricky

Por otro lado, Ricky está sorprendido por la reacción de la mujer y por la estatuilla que le estaba dando. Él sentía que no merecía ningún reconocimiento por haber hecho lo que cualquier otro habría hecho. Sin embargo, mas impresionado quedó cuando se enteró que era el primer hombre en cederle el asiento en los 2 embarazos que ella ha tenido.

Por su parte, Yvonne espera que su experimento cree conciencia en todas las personas. Su objetivo es que todos seamos más amables con los demás, sin importar si está embarazada o no. Sin duda, sus motivos son muy nobles y sinceros, además de beneficiar a todos. Por eso, ayudemos a esta mujer a llegar con su experiencia a más personas. Para ello, solo debemos compartir esta información en las redes sociales.

Y usted ¿se ha visto en una situación parecida, ya sea estando embarazada o cediendo el asiento? ¿cree que es justo que hayan tenido que pasar 2 embarazos antes que un hombre le cediera su puesto a Yvonne? Déjenos conocer su opinión por medio de sus comentarios. Recuerde compartir esta historia en sus redes sociales para hacerla llegar a mayor número de personas posibles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here